Concierto de Los Ganglios. ¿Es la suma de electro e instrumental apuesta ganadora?

Recientemente vi en directo a los Ganglios en el Depósito Legal en l’ Hospitalet de Llobregat

Tuve esa sensación de que estaba viendo un concierto memorable. Y no fue por la calidad de su directo que tuvo varios fallos de sonido, ni por la finura de sus temas ni la espectacularidad de su puesta en escena, factores en teoría claves.

Fue por un conjunto de ingredientes de otro tipo.

La actitud y desparpajo de los miembros del grupo, los discursos de su cantante entre temas acompañados por unas sencillas proyecciones en las que se mostraban gifs animados relacionados con sus letras y que se convertían en el leitmotiv del concierto, el local, los cerca de 50 asistentes y la combinación entre los instrumentos (guitarra eléctrica y teclado) con el bizarro lanzador de samples del cantante, hicieron que esa mezcla de punk instrumental con techno de la época del Bakalao te teletransportara a épocas pasadas como “la movida” o los 90’s mediante un playlist divertidísimo que tanto te hacía bailar un pogo como mover la cadera como si fuera el Sónar.

Concierto de los Ganglios en Depósito Legal

Esa combinación nostálgica y salvaje de estilos apoyados por samples noventeros y proyecciones del recuperado (pero igualmente ya vintage) formato GIF es algo que cuesta ya tanto de encontrar como el mismo “Alive” de Daft Punk.

Cuando me preguntan cuáles son los conciertos que más me han marcado de mi vida siempre respondo:

    • El Alive de Daft Punk, que pude ver en el Festival Pukkelpop 2006 en Hasselt (Bélgica).

    • Disclosure en el Primavera sound 2014

    • Delorean en las fiestas mayores de un pequeño pueblo de Lleida del que no recuerdo el nombre ni el año pero sería hacia el año 2008

    • La casa azul en el festival Altaveu 2012 en Sant Boi

    • Tomas Barfod & Nina K en el Razz también en 2014 entre muchos otros.

Un común denominador de estos grupos es la electrónica.

Mientras el numerador va cambiando entre la electrónica pura en el caso de Daft Punk hacia diversos porcentajes de instrumental como Disclosure, el denominador siempre es este y en mi opinión, clave para ayudar a un directo hasta convertirlo en algo memorable, más allá del espectáculo visual que ofrece cuando no se cuenta sobre el escenario con personas tocando instrumentos.

Hay quienes incluyen como Disclosure en sus directos un bajo, un micro para añadir alguna voz o pads a los que golpear como una batería para lanzar samples. La Casa azul donde Guille Milkyway alternó su increíble espectáculo electrónico con canciones románticas y melancólicas tocadas en su piano. Hasta el punto 100% instrumental de Delorean, grupo que lleva en su adn el ritmo electrónico y la incorporación de samples y efectos a la estructura instrumental ya de por sí bailable de todos sus temas.

Al final mi conclusión es que esa combinación entre electrónica e instrumental es lo que más me llega de un concierto y lo que más fuerza da a un directo (cuando se hace bien claro). Pero ¿Qué ocurre cuando esa combinación de electrónica e instrumental se desnuda y se muestra en su formato más salvaje y puro, despojado de todo adorno, postureo y prejuicio?

Algo te atraviesa el cerebro y te recorre el cuerpo entero, haciendo que conciertos como el de Los Ganglios, resuene en tu cabeza durante días, te saque una sonrisa cada vez que escuches uno de sus temas por ahí, hablen de Felix Rodriguez de la Fuente, veas escrito LOL o alguien te traiga un souvenir cutre.

Deja un comentario